Facebook Twitter Instagram

Columna vertebral

Es la conexión entre la cabeza y el organismo. De ella surge cada nervio capaz de dar movimiento a nuestro cuerpo.

Se extiende gira, da sostén y estabilidad al tronco; está compuesta en su parte osea por vertebras cervicales, 12 torácicas o dorsales, cinco sacras y coxis, pero también existen músculos, nervios, tendones y ligamentos que trabajan en conjunción para lograr una postura erguida.

Ésta tiene curvaturas normales que son las siguientes: lardosis cervical, cifosis dorsal, lordosis lumbar, cifosis sacra, que son importantes para proporcionar una amortiguación adecuada.

Para mantener una postura erguida no se requiere de una excesiva fuerza muscular, sin embargo si existe debilidad en el tronco, se pueden aumentar estas curvaturas y causar los muy sonados problemas de hiperlordosis a hipercifosis. También existe la desaparición de estas curvaturas conocido como rectificación, causando una pérdida de hasta 10 veces la amortiguación de la columna. Por tanto es importante a través de la movilidad, la fuerza y el estiramiento, tratar de llegar al mayor equilibrio posible.

Algunos de los padecimientos que podemos encontrar en la columna son:

  1. dolor mecánico: molestia al movimiento, al practicar actividad física especifica o en posturas prolongadas.
  2. Dolor radicular: pueden existir adormecimientos y/o parálisis, un ejemplo es dolor ciático, que puede deberse a una hernia discal, canal, lumbar, estrecho, fibrosis post-quirúrgica, entre otros.
  3. Traumatismos: inestabilidad por algún golpe a choque fuerte. Es importante identificar que no exista compromiso del canal medular o de una raíz nerviosa

Existen diferentes pruebas para determinar qué tipo de padecimiento es el que está presentando un paciente, y para éstos,  te enlistamos también algunas alternativas, dependiendo siempre la gravedad.

FORMAS DE ACTUAR

  1. disimular el dolor con masaje, electroterapia, medicamentos, buena alimentación, hidratación, descanso.
  2. Aminorar la rigidez u tensión muscular, a través de masajes, estiramiento, repeticiones y buenas posturas.
  3. Aumentar la fuerza de la musculatura implicada, dependiendo el nivel al que esté la molestia (cervical, dorsal, lumbar, sacro).
  4. Disminuir el edema y la presión sobre estructuras sensibles al dolor o neurológicas (movilizaciones)
  5. Programa de educación de higiene postural a los pacientes.

 

Un programa para fortalecer diferentes segmentos de la columna vertebral es el siguiente:

  • realizar un calentamiento de 10 minutos (por ejemplo, caminar rápido, elíptica)
  • al final de tu entrenamiento realizar estiramientos pasivos suaves
  • combinar cada ejercicio con una respiración adecuada (inhalar profundo, exhalar al realizar el ejercicio).
  • Hacer ejercicio de preferencia bajo supervisión de un especialista. Una mala postura puede aumentar la molestia.te debilidad en el tronco, se pu, electroterapia, mediacamrentos, buena alimenteaci-quirurgica ste debilidad en el tronco, se pu

Etiquetas

  • espalda
  • consejos
  • despues de entrenar